Nikki Haley no tira la toalla pese a su derrota en New Hampshire: “Solo estamos empezando” | Elecciones USA

Share

Nikki Haley no tira la toalla. La exembajadora en la ONU y exgobernadora de Carolina del Sur ha salido derrotada por Donald Trump en New Hampshire, pero seguirá dando la batalla. Las primarias de New Hampshire son las primeras, no las últimas, ha argumentado en su discurso de valoración de los resultados electorales del martes en un hotel de Concord, la capital de New Hampshire. Haley reta así a Trump a una batalla larga por la nominación.

“Felicito a Donald Trump por su victoria esta noche. Se la ha ganado y quiero reconocerlo. Ahora todos habéis escuchado la charla entre la clase política diciendo que esta carrera ha terminado. Bueno, tengo noticias para todos ellos. New Hampshire es el primer Estado [en celebrar primarias] de la nación. No es el último. Esta carrera está lejos de terminar, hay docenas de Estados por delante y el siguiente es mi dulce Estado de Carolina del Sur”, ha dicho Haley tras los agradecimientos a familiares y colaboradores. “Los votantes de Carolina del Sur no quieren una coronación. Quieren unas elecciones y vamos a tenerlas porque solo estamos empezando”, ha añadido.

La candidata Nikki Haley, momentos antes de comparecer el martes tras
conocerse los resultados, en Concord (New Hampshire).
CJ GUNTHER (EFE)

New Hampshire es el Estado donde tenía mejores perspectivas Nikki Haley, la única rival real de Trump que quedaba el martes tras la retirada del gobernador de Florida, Ron DeSantis. Pero si Haley no ha sido capaz de ganar en este Estado relativamente moderado, donde contaba con el apoyo entusiasta del gobernador y donde los votantes independientes tenían la posibilidad de participar en las primarias republicanas, más difícil lo va a tener en el resto del país.

Donald Trump recordaba este lunes que la carrera de las primarias republicanas había empezado con más de una decena de aspirantes y que ya solo quedaban dos. “Y creo que una persona se irá probablemente mañana”, remachaba, en referencia a una posible retirada de Haley. La rival del expresidente, sin embargo, no se retira.

“En un momento de esta campaña, éramos 14 candidatos y estábamos en el 2% en las encuestas. Bueno, soy una luchadora y ahora somos los últimos en pie junto a Donald Trump. Hoy hemos conseguido cerca de la mitad de los votos. Aún nos queda camino por recorrer, pero seguimos subiendo”, ha dicho. Haley ha comparecido cuando el escrutinio iba por algo más del 20% y ella tenía un 44% de los votos, frente al 54,5% de Trump.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El expresidente ha mostrado en las redes sociales su decepción por el hecho de que Haley no se rinda. Haley ha aprovechado su discurso de agradecimiento en New Hampshire para empezar la campaña de las siguientes primarias. “Para mucha gente, la política es demasiado personal. Para mí no es personal. Voté a Trump dos veces. Me sentí orgullosa de servir a Estados Unidos y a su gabinete. Estoy de acuerdo con muchas de sus políticas. Decidí presentarme porque me preocupa el futuro de nuestro país. Y porque es hora de dejar atrás la negatividad y el caos”, ha dicho.

Nikki Haley, durante su intervención en Concord, New Hampshire.
Nikki Haley, durante su intervención en Concord, New Hampshire.BRIAN SNYDER (REUTERS)

“Tenemos una economía que está aplastando a los estadounidenses de clase media. Tenemos una frontera totalmente abierta y peligrosa que está creando un desastre en nuestro país. Tenemos escuelas que están fallando a muchos de nuestros niños, y tenemos un mundo en llamas con una guerra en Europa y Oriente Próximo y una enorme y creciente amenaza de China. Y luego miramos a Washington DC. Tenemos un Congreso que se pelea por todo y no consigue nada. Y tenemos a Joe Biden en la Casa Blanca tomando una mala decisión tras otra, cuando toma alguna decisión. Nuestro país es un auténtico desastre. La cuestión es quién va a arreglarlo”, ha dicho antes de atacar a su rival de este momento.

Haley recordó que con Donald Trump los republicanos han perdido casi todas las elecciones competitivas. “Hemos perdido el Senado. Perdimos la Cámara. Perdimos la Casa Blanca. Perdimos en 2018. Perdimos en 2020 y perdimos en 2022. El secreto peor guardado de la política son las ganas que tienen los demócratas de presentarse contra Donald Trump. Saben que Trump es el único republicano en el país al que Joe Biden puede derrotar. No puedes arreglar el desastre si no ganas unas elecciones. Una nominación de Trump es una victoria de Biden y una presidencia de Kamala Harris”, ha atacado.

La exgobernadora de Carolina del Sur ha retado a Trump a un debate, recurriendo para ello a los ataques a su capacidad mental por haberla confundido con la expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. “El otro día, Donald Trump me acusó de no haber proporcionado seguridad en el Capitolio el 6 de enero. Sabéis que llevo mucho tiempo pidiendo pruebas de competencia mental para los políticos mayores de 75 años. Trump afirma que él lo haría mejor que yo en una de esas pruebas. Tal vez sería así. Tal vez no. Pero si él piensa eso, entonces no debería tener ningún problema en presentarse en un debate”, ha dicho.

Haley ha recordado que la mayoría de los estadounidenses no quieren una revancha entre Biden y Trump. “El primer partido que retire a su candidato de 80 años será el que gane estas elecciones. Y creo que deberían ser los republicanos los que ganen estas elecciones. La lucha no ha terminado, porque tenemos un país al que salvar en los próximos dos meses. Millones de votantes en más de 20 Estados tendrán su opinión; debemos honrarlos y permitirles votar”, ha dicho.

Nikki Haley saludaba el martes a sus seguidores tras las votaciones en Concord, New Hampshire.
Nikki Haley saludaba el martes a sus seguidores tras las votaciones en Concord, New Hampshire. FAITH NINIVAGGI (REUTERS)

En el caso de los republicanos, la siguiente etapa de las primarias es Nevada, pero es un tanto confusa. Allí hay primarias el 6 de febrero (votaciones en urnas en un horario definido, como unas elecciones convencionales) y caucus (asambleas algo informales de ciudadanos donde votan a sus candidatos) dos días después. Hasta 2020 solo había caucus, pero ese año las asambleas y el escrutinio fueron caóticos y el legislativo estatal, en manos demócratas, aprobó pasar a primarias en 2024. Sin embargo, el Partido Republicano se rebeló y no solo sigue celebrando caucus, sino que concede delegados en función de ellos. Haley está en las papeletas de las primarias, pero no participa en los caucus. Y con Trump, que se llevará los delegados, ocurre lo contrario: está en los caucus, pero no está en las papeletas.

Después de Nevada, el 24 de febrero llegarán las primarias de Carolina del Sur, el Estado natal de Haley, pero en el que el expresidente cuenta con sólidos apoyos y es el claro favorito. Es esa la siguiente cita que ha fijado Haley y de su resultado dependerá si la carrera sigue abierta el Supermartes, el 5 de marzo, día en que se celebran elecciones en un mayor número de Estados.

Siga toda la información de las elecciones en Estados Unidos en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

You may also like...