El narco prófugo Marset habla desde la clandestinidad: “Le erraron feo, no conocía al fiscal Marcelo Pecci” | Internacional

Share
El narcotraficante Sebastián Marset, durante la entrevista con el Canal 4 de Uruguay, emitida el 26 de noviembre de 2023.

El narcotraficante prófugo Sebastián Marset apareció este domingo distendido y sonriente en una entrevista de televisión grabada de forma clandestina presuntamente en alguna zona de Paraguay. Aseguró que no pagó “un dólar” para obtener el pasaporte uruguayo mientras estaba preso en Emiratos Árabes en 2021 y dijo que le “erraron feo” quienes lo vincularon con el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci. “Me parece que ahí erraron feo. No hay nada contra mí en ese caso”, señaló. El narco uruguayo, de 32 años, tiene una orden de captura internacional por tráfico ilícito de drogas, asociación criminal y lavado de dinero. Lo busca Interpol Paraguay, lo persigue la policía de Bolivia, en Colombia se lo acusa de estar detrás del homicidio de Pecci ocurrido en 2022. “El negocio que elegí no es muy bueno, hay mucha traición”, afirmó.

La entrevista se concretó el 11 de noviembre en una casa situada en un lugar que no pudo ser identificado por la periodista uruguaya Patricia Martín, productora del programa Santo y Seña del canal 4 de Uruguay. Martín, autora del reportaje, viajó hasta Paraguay acompañada por el abogado de la familia Marset, Santiago Moratorio. Se trasladó sin cámara, tampoco sonidista ni productor, tal y como había acordado con Marset. Este se encargaría de las cuestiones técnicas. Una vez en Paraguay, relató Martín, se encontraron con personal de seguridad del narcotraficante. Recorrieron por tierra unos kilómetros y luego otros dos tramos en dos helicópteros. Llegaron a la “mansión” donde los esperaba Marset con su pareja, Gianina García, también buscada por Interpol. Allí estaban además sus cuatro hijos varones, de entre tres y nueve años.

“En la cárcel se aprende mucho. Lo bueno y lo malo”, señaló Marset al arranque del reportaje, preguntado por los más de cuatro años que pasó en prisión en Uruguay, entre 2013 y 2018. Con 21 años, Marset había sido procesado en Montevideo por tres delitos de tráfico de drogas. “Aprendí cosas que me llevaron a llegar adonde estoy ahora (…) El negocio que elegí no es muy bueno, hay mucha traición. Aprendí a cuidarme”. En ese pasaje de la conversación se manifestó en contra la legalización de cualquier droga y coincidió con la periodista en que la regulación sería una suerte de “narcotráfico legal” autorizado por “la otra mafia”, según dijo Marset en referencia a los políticos. Además, remarcó: “El que vende no consume”.

Tras haber recuperado la libertad, en 2018, Marset viajó a Bolivia y se instaló en Paraguay, donde figuró como productor musical y jugador de fútbol profesional, actividades que habría utilizado para el lavado de activos. En 2021, abandonó Paraguay e intentó llegar a Turquía, pero acabó detenido en Dubai porque viajaba con pasaporte paraguayo falso. Desde la cárcel emiratí tramitó el pasaporte uruguayo que, según el Frente Amplio, partido de la oposición en Uruguay, le fue otorgado de manera “exprés”. La polémica entrega del pasaporte a Marset derivó en una investigación de la Fiscalía uruguaya y abrió una crisis política por la que renunciaron dos ministros, dos subsecretarios y un asesor del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou.

“Es polémico porque la política lo quiso así”, opinó Marset sobre el asunto. Dijo que la ley lo amparaba y que el documento tenía entregarse porque no tenía causas judiciales abiertas en Uruguay. “No fue exprés”, enfatizó. También negó haber pagado por la expedición del pasaporte que facilitó su salida de prisión y le permitió moverse por diferentes países. “En el tema pasaporte no gasté un dólar. Si me hubieran dicho: ‘hay que pagar tanto para que te den el pasaporte exprés’, yo lo hubiera pagado. Pero mi abogado me dijo: ‘te lo tienen que dar, es un derecho’, e insistí, insistí, mi mujer se movió muchísimo, me lo dieron. No había que pagar nada”.

Mientras Marset se hacía con el pasaporte uruguayo en Emiratos Árabes, Paraguay lanzaba en febrero de 2022 la operación A Ultranza Py. Según las autoridades, se trató de la mayor acción contra el narcotráfico y el lavado de dinero en la historia del país sudamericano. En el marco de ese operativo, Marset fue acusado de ser uno de los líderes de la estructura dedicada al tráfico de cocaína por contenedores desde Paraguay hacia Europa. Fue definido por los fiscales como el “gerente de la hidrovía Paraguay-Paraná”, por donde habría enviado por lo menos 16 toneladas de cocaína con destino Europa. Interpol emitió una alerta roja y ordenó su captura en marzo de 2022, cuando Marset ya estaba libre y se desconocía su paradero.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

“Para mí esa operación no tiene muchas raíces. Sí puedo estar involucrado, pero hay muchas cosas que no son como las cuentan”, dijo el narco acerca de A Ultranza Py. En ese tramo de la entrevista, Marset salió en defensa de su pareja, su cuñado y su hermano; insistió en que no están envueltos en el lavado de activos, como lo señala la investigación paraguaya. “Nunca metí a mi familia, no hay nadie de mi familia adentro y nunca pienso meter a mi familia”, sostuvo. Sobre ellos pesa una orden de captura internacional de Interpol, que la defensa de Marset intenta desactivar para que puedan regresar a Uruguay.

Más adelante el narco se refirió al asesinato del fiscal antimafia paraguayo, Marcelo Pecci, ocurrido en Colombia en mayo de 2022. Rechazó las acusaciones de quienes lo responsabilizan por ese crimen, como lo hiciera el propio presidente colombiano, Gustavo Petro, en agosto de 2022. “No tengo ni un 0,1% que ver en eso. No conocía a Marcelo Pecci. Lo conocí cuando lo vi en la tele. Me parece que ahí le erraron feo, por eso salí a defenderme. No hay nada contra mí en ese caso”, dijo. Aseguró que se dice mucho sobre él y que le echaron “el fardo” del asesinato de Pecci sin fundamento. “Cuando hablan de Sebastián Marset, dicen, dicen, dicen, pero yo quiero ver algún día, ojalá no tengan la oportunidad, si me capturan, de todo lo que dicen [a ver] de qué tienen pruebas”.

A finales de julio de 2023 Marset fue localizado en Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, donde las autoridades estuvieron a punto de atraparlo. Según dijo Marset en la entrevista, no lo consiguieron porque fue avisado con tiempo y logró burlar el operativo con 3000 efectivos desplegado para capturarlo. “Hay países en los que el narcotráfico es el pan de cada día”, afirmó. Añadió que no confía en la justica de Paraguay tampoco en la de Bolivia. Uruguay, según Marset, es el país menos corrupto de Sudamérica. “Para terminar con el narcotráfico, tienen que terminar primero con los policías corruptos, los políticos corruptos. Y hay muchos”, sostuvo el narcotraficante.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

You may also like...