Jue. Mar 23rd, 2023

    Desde que los talibanes tomaron el poder en Afganistán, el país se ha convertido en el más represivo del mundo para mujeres y niñas, privadas de muchos de sus derechos fundamentales, dijo este miércoles Naciones Unidas.

    En un comunicado emitido el Día Internacional de la Mujer, la misión de la ONU dijo que el nuevo liderazgo afgano ha mostrado un «enfoque casi único en imponer reglas que dejan a la mayoría de las mujeres y niñas efectivamente atrapadas en sus hogares».

    A pesar de las promesas iniciales de una postura más moderada, los talibanes han impuesto duras medidas desde que tomaron el poder en agosto de 2021, cuando las fuerzas estadounidenses y de la OTAN se encontraban en las últimas semanas de su retirada de Afganistán tras dos décadas de guerra.

    Prohibieron la educación de las niñas más allá del sexto grado y prohibieron el acceso de mujeres a espacios públicos como parques y gimnasios. Las mujeres también tienen prohibido trabajar en organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales y deben cubrirse de pies a cabeza.

    «Afganistán bajo los talibanes sigue siendo el país más represivo del mundo en lo que respecta a los derechos de las mujeres», dijo Roza Otunbayeva, representante especial del secretario general de la ONU y jefa de misión en Afganistán.

    “Ha sido desgarrador ver sus esfuerzos metódicos, deliberados y sistemáticos para sacar a las mujeres y niñas afganas de la esfera pública”, agregó.

    Las restricciones, en particular la prohibición de la educación y el trabajo de las ONG, han provocado una feroz condena internacional. Pero los talibanes no han dado señales de dar marcha atrás, diciendo que las prohibiciones son suspensiones temporales en vigor, supuestamente porque las mujeres no usaban el velo islámico, o hiyab, correctamente y porque las reglas de segregación de género no se hicieron cumplir ni se respetaron.

    En cuanto a la prohibición de la educación universitaria, el gobierno talibán dijo que algunas de las materias que se enseñan no están en consonancia con los valores afganos e islámicos.

    Las mujeres afganas se reúnen para protestar por su derecho a la educación, en una casa en Mazar-i-Sharif el martes. Atif Aryan / AFP-Getty Images

    “Confinar a la mitad de la población del país en sus hogares en una de las mayores crisis humanitarias y económicas del mundo es un acto colosal de autolesión nacional”, dijo también Otunbayeva.

    «Esto no solo condenará a las mujeres y las niñas, sino a todos los afganos, a la pobreza y a la dependencia de la ayuda para las generaciones venideras», dijo. «Esto aislará aún más a Afganistán de sus propios ciudadanos y del resto del mundo».

    En una fábrica de alfombras en Kabul, mujeres que fueron empleadas del gobierno, estudiantes de secundaria y universitarias ahora pasan sus días tejiendo alfombras.

    «Todos vivimos como prisioneros, nos sentimos atrapados en una jaula», dijo Hafiza, de 22 años, que solo usa su nombre de pila y era estudiante de derecho de primer año antes de que los talibanes prohibieran a las mujeres seguir cursos en su universidad. «La peor situación es cuando tus sueños se hacen añicos y te castigan por ser mujer».

    La misión de la ONU en Afganistán también dijo que había visto un flujo casi constante de edictos y medidas discriminatorias contra las mujeres desde que los talibanes tomaron el poder: el derecho de las mujeres a viajar o trabajar fuera de sus hogares y el acceso a los espacios están en gran medida restringidos, y también han sido excluidos de todos los niveles de toma de decisiones públicas.

    “Las consecuencias del daño que los talibanes infligen a sus propios ciudadanos van más allá de las mujeres y las niñas”, dijo Alison Davidian, Representante Especial de ONU Mujeres en Afganistán.

    Ningún funcionario del gobierno liderado por los talibanes estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios.

    En la fábrica de alfombras, Shahida, de 18 años, que también usa un solo nombre, dijo que estaba en décimo grado en una de las escuelas secundarias de Kabul cuando sus estudios fueron interrumpidos.

    “Simplemente le pedimos al gobierno (talibán) que vuelva a abrir escuelas y centros educativos para nosotros y que nos otorgue nuestros derechos”, dijo.

    Antes del Día Internacional de la Mujer, unas 200 mujeres afganas propietarias de pequeñas empresas organizaron una exposición de sus productos en Kabul. La mayoría se quejó de la pérdida de clientes desde que los talibanes se hicieron cargo.

    «No espero que los talibanes respeten los derechos de las mujeres», dijo uno, Tamkin Rahimi. “Las mujeres aquí no podemos ejercer (sus) derechos y celebrar el Día de la Mujer, porque no podemos ir a la escuela, a la universidad ni al trabajo, entonces creo que no tenemos un día para celebrar”.

    El Consejo de Seguridad de la ONU se reuniría más tarde el miércoles con Otunbayeva y mujeres representantes de grupos de la sociedad civil afgana.

    Según el comunicado, 11,6 millones de mujeres y niñas afganas necesitan asistencia humanitaria. Sin embargo, los talibanes socavan aún más el esfuerzo de ayuda internacional al prohibir que las mujeres trabajen para las ONG.

    Por admin