La Junta de Andalucía prosigue su purga en los museos con cuatro destituciones en dos meses | Cultura

Share

Dolores Baena, directora del Museo Arqueológico de Córdoba; Francisca Hornos, del Museo de Jaén; y Manuel Ramos, del Arqueológico de Granada, los tres fueron destituidos esta misma semana por la Junta de Andalucía. En noviembre, el cesado fue el director de Centro de Arte Contemporáneo, Juan Antonio Álvarez Reyes, que llevaba 13 años en el cargo. Baena habla directamente de un “atentado contra su honor y profesionalidad”, mientras que Hornos se refiere a lo sucedido como una decapitación “por ser reivindicativa“. Mientras la anterior consejera, Patricia del Pozo (PP de Sevilla), mantenía una línea continuista en los modelos museísticos, el nuevo responsable de Cultura, Arturo Bernal (Málaga) hace tabla rasa. Algunos profesionales señalan que quiere imponer una nueva concepción “mercantilista” de la gestión. La Asociación de Museólogos y Museógrafos de Andalucía (AMMA) considera que esta situación se lleva por delante a reconocidos profesionales, ya que sus destituciones carecen de total “objetividad”.

Dolores Baena sostiene que la Junta de Andalucía la “lleva asfixiando un año”. “Me quitan personal y ahora me cesan porque me he negado a hacer cosas de administración que no son mi cometido”. De hecho, Baena ha denunciado al delegado de la Junta, Eduardo Lucena, por atentar contra su honor, profesionalidad y falta de garantías jurídicas.

Fuentes de la Junta de Andalucía destacan que la arqueóloga destituida “llevaba 21 años en el cargo”. “Reconocemos su trabajo y dedicación y no hay ninguna duda de que ha cumplido su cometido, pero es el momento de una nueva etapa”. Los actuales responsables de la cultura andaluza aseguran que Baena tiene, además, dos demandas laborales más por acoso. “Actualmente, se están tramitando en el comité. Y esas se interpusieron antes de que el delegado, que lleva un año en el cargo, tomase posesión. Además, hay otra demanda de una persona trans contra ella que está actualmente en el Tribunal Constitucional”.

La exdirectora rechaza tajantemente estas acusaciones que califica de “falsas”. “No puedo creer que saquen a colación esta basura. La persona trans demandó a la Junta, no a mí, por el tema de un traslado. Si está en el Constitucional, será porque todas las instancias anteriores lo han rechazado. Y en cuanto a las otras dos demandas por acoso, ambas se cerraron en el comité. Se falló que yo no había acosado a nadie. Y ahora sacan esto. Es increíble”.

Baena, una de las profesionales más reconocidas por su lucha contra el expolio patrimonial, añade que el año pasado el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, le concedió una placa por esta labor. “Primero me premian por mi colaboración con la Policía autonómica y ahora me echan. Pero, además, me mandan directamente a casa porque dicen que no tienen puesto para mí y dejan el museo sin dirección. A la directora del Museo de Jaén [también destituida], al menos la han dejado en el puesto hasta que se convoque un nuevo concurso ¿Esto como se llama? Yo creo que acoso, porque soy funcionaria y gané el concurso para dirigir el museo. A casa, a cobrar el sueldo. Es indignante”.

La arqueóloga Francisca Hornos está convencida de que su cese como directora del Museo Provincial de Jaén tiene que ver con su talante rebelde: “Me han cortado el cuello por ser reivindicativa, pero en Jaén ya sabemos que las personas que levantan la voz lo acaban pagando”, señala Hornos, que tras 16 años al frente del principal museo jiennense, vuelve ahora a su puesto en la sección de Bienes Culturales y el departamento de Protección de del Patrimonio Histórico. Hornos asegura no tener ningún reproche hacia los responsables de la Junta de Andalucía en Jaén en los tres últimos lustros. “A mí me han cesado en Sevilla, y el porqué no me lo han dicho”, subraya.

Sí que considera “impresentable” la destitución de sus colegas en los Museos Arqueológicos de Córdoba y Granada. Aun así, no cree que se pueda hablar de una purga política y sí de una nueva concepción de la cultura por parte del Gobierno andaluz. “Me da la impresión de que los responsables de la Junta están pensando en otro tipo de cultura, una cultura quizás más mercantilista, con el cobro de precios públicos en los espectáculos, y también con un mayor adelgazamiento del personal de la administración pública”, sostiene.

De hecho, la reivindicación de una mayor plantilla para el Museo Provincial de Jaén ha sido una constante en su gestión. “Estamos con una plantilla igual que en la época de Alfredo Cazabán”, censura la ya exdirectora del museo jiennense. Cazabán (Úbeda,1870-Jaén, 1931) fue el primer director del museo en el año 1914.

Por su parte, la Asociación de Museólogos y Museógrafos de Andalucía (AMMA) mostró ayer su apoyo a los destituidos en un comunicado. Esta entidad considera que “los motivos que se esgrimen para argumentar estas destituciones carecen de objetividad, máxime cuando estas instituciones han tenido que ver mermadas sus fuentes de financiación y presupuesto, lo que conduce a la paradoja de exigir determinados resultados sin ni siquiera disponer de la asignación correspondiente”. Añaden que se suman a las “muestras de rechazo que diversos colectivos y profesionales de reconocido prestigio han mostrado durante este tiempo” y su apoyo a los afectados”. Y reclaman que se les exponga con “claridad y transparencia hacia dónde van nuestros museos y qué es lo que se quiere conseguir con ese proceso de renovación con el objetivo de implantar nuevos modelos de gestión”.

Estos despidos se enmarcan dentro de la política aplicada por el nuevo consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal, desde su llegada a la Junta en julio de 2022. Tras las últimas elecciones autonómicas ganadas por el Partido Popular con mayoría absoluta, el presidente Juan Manuel Moreno decidió unir la cartera de Cultura con Turismo y eligió para ese perfil a Bernal, antiguo director general de Turismo Costa del Sol de la Diputación de Málaga, como persona de la confianza de Elías Bendodo (actual vicesecretario de Política Autonómica y Municipal del PP), y en sustitución de la sevillana Patricia del Pozo, que abandonó Cultura tras haber logrado un amplio consenso del sector y sin generar conflicto, para liderar la cartera de Educación. Desde el traslado de Arturo Bernal a la capital andaluza, las tensiones entre el PP de Málaga y el de Sevilla han sido una constante. “Lo que hay detrás de todas estas destituciones es una enmienda a la totalidad de la gestión y las políticas de Patricia del Pozo, y eso incluye a su equipo”, aseguran fuentes cercanas a la consejería.

La consejería que lideraba Del Pozo llevaba dos carteras en su nomenclatura: Cultura y Patrimonio, “pero ahora todo está supeditado a la supremacía del turismo”. “El patrimonio tuvo mucho peso en la legislatura anterior, con políticas ciertamente más restrictivas frente al turismo masivo, apostando por un modelo más sostenible y comprometido con la conservación patrimonial: ahora se está yendo en la dirección contraria”, insisten las mismas fuentes.

Lo cierto es que desde la llegada del nuevo equipo, con las competencias de Cultura lideradas por el secretario general de la consejería, el también malagueño Salomón Castiel, exdirector de La Térmica, las destituciones de los cargos técnicos, además de los políticos que resultan más comprensibles, se han ido sucediendo en cascada. En menos de un año y medio, las instituciones y entes dependientes de la Junta de Andalucía en materia de Cultura han cambiado de dirección casi al completo. La primera fue la escritora sevillana Eva Díaz Pérez al frente del Centro Andaluz de las Letras (CAL), sustituida por el granadino, pero residente en Málaga desde hace décadas, Justo Navarro, un relevo que levantó una amplia polvareda en el sector de las letras andaluzas. La misma que provocó la destitución fulminante de Juan Antonio Álvarez Reyes como director del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) en el mundo de las artes plásticas, con fuerte resonancia nacional e internacional.

Ajenos a cualquier tipo de polémica o refriega política interna, la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte enmarca estos tres despidos fulminantes en los museos arqueológicos de Granada y Córdoba y en el Museo Provincial de Jaén dentro de un “cambio de etapa”, con la finalidad de “abrir nuevos tiempos en estos espacios”, según han respondido a preguntas de EL PAÍS. “En algunos casos hablamos de personas que llevaban más de 20 años en sus puestos”, han añadido.

Estas declaraciones entroncan con las explicaciones dadas por el consejero Arturo Bernal en comisión parlamentaria, siempre similares: “Lo fundamental es no pensar en personas, sino pensar en la institución y en el desarrollo futuro que va a tener”, dijo en concreto tras la destitución de Álvarez Reyes tras 14 años como director del CAAC.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Oferta especial por tiempo limitado

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

You may also like...